Libre de humo

Cerro Castor es un destino exótico por naturaleza. Allí es donde el mar y la montaña se unen para ofrecer un espectáculo paisajístico único, que en invierno se viste de blanco.

Es importantísimo preservar el medio ambiente y además es un objetivo de Cerro Castor preservar la montaña libre de contaminación. Esto es una tarea en la que tanto el personal como el visitante deben colaborar. Es muy importante cuidar el entorno natural en el que se encuentra ubicado este imponente centro de esquí del fin del mundo.

Como punto de partida Cerro Castor ha decidido definirse bajo el título "montaña: aire puro" y con ello se refiere a que no se podrá fumar en lugares cerrados (edificios, paradores, refugios, etc.) dentro de toda el área que le compete a Cerro Castor. Si alguien decide fumar al aire libre, se ruega apagar el cigarrillo y guardar la colilla en el bolsillo, para luego arrojarla en el tacho de basura más próximo (revisando siempre que esté bien apagado).

Esta es una tarea de todos, diaria, para disfrutar de una montaña pura en paisaje único.

Verano

Todos los años la montaña cuenta con un trabajo exhaustivo de verano cuyo objetivo es dejar las pistas en óptimas condiciones para la próxima temporada.

Desde los 600mts de altura hasta la base se realiza un trabajo especial de máquina, rastrillado y sembrado de pistas. Esto permite que las mismas estén siempre en buenas condiciones, ya que el césped es el mejor aislante entre el suelo y la nieve.

Cuando llega el período de deshielo, el césped sirve para que la nieve tarde más en desaparecer. Este fenómeno se refuerza gracias a las escarchas caídas desde mediados de mayo en adelante, teniendo un suelo en condiciones ideales para recibir las nevadas posteriores.